sábado, 13 de julio de 2013

Perdido

Para Caro García




Tenías la mirada más limpia y clara que había visto nunca. Tus ojos como lagos solo invitaban a bañarse en ellos, aunque siempre tuve miedo de ahogarme. Hasta que una mañana de primavera te nació aquel árbol, un esqueje solitario, al que le fueron creciendo ramas. Al tiempo, aquello era un bosque denso: matorrales en la pupila, lianas colgando del iris y el fondo cubierto de hojas. Quisiera salir antes de perderme, pero no encuentro el camino y se está haciendo de noche.

15 comentarios:

  1. Ana, cada día mas poética, esa imagen del bosque ojo es muy buena, además tan bien descrita...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La foto llegó primero, solo se me ocurren cosas poéticas a partir de ella.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Muy buen reflejo de la espiral donde nos metemos de vez en cuando

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la espiral de la mirada ajena... que nos perdemos ;)
      un abrazo

      Eliminar
  3. Una fabula de una potencia poético-visual tremende. Como la foto.

    ResponderEliminar
  4. Guau!! Buenísimo! Un placer leerte. Pronto vuelvo por aqui.

    saludos

    http;//cuentosdensueno.blogspot.com

    ResponderEliminar
  5. Hay ojos que conducen -inevitblemente- al extravío.
    Salud-itos

    ResponderEliminar
  6. Que imaginativo y a la vez, demuestras que nos podemos perder con una simple mirada. Me ha gustado mucho.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
  7. Ana, un microrrelato con imágenes muy poéticas y evocadoras. Original y con un toque de romanticismo muy grande.

    Y es que hay miradas tan laberínticas y placenteras, que mejor perderse en ellas que transitar por otras más grises.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. será entonces que no deberías salir, que deberías aprender a caminar entre esas lianas y especialmente perderle el miedo que te fue invadiendo. A veces deberiamos dejarnos llevar, confiar un poco más, no puede ser tan malo perderse en un par de ojos así

    saludos, me encantó

    ResponderEliminar
  9. Es una delicia perderse en tus ojos boscosos llenos de vida y oscuridad...

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Anita querida, ¡cuánta alegría me dio ver esta dedicatoria! Y eso que yo no tengo nada que ver...
    El relato me gusta mucho. Veo tan claro los matorrales, las lianas, las hojas, el miedo. Y es ahí cuando coincido totalmente con Laura, porque creo que debería caminar, sin más, sobre esas hojas, entre ese follaje. Lo tupido da la idea de que todo se cierra tras ellos dos, donde sea que estén, en una mirada o en la otra. Y eso me parece precioso, realmente.
    ¿Qué te dije cuando te mandé la foto? Que la compartía con quienes saben hacer magia con las palabras. No me defraudaste ;)
    Te mando un beso gigante, Analma.
    Y un GRACIAS mucho más enorme.

    ResponderEliminar
  11. Ay, el amor, que a veces se transforma y pasa de ser un campo de flores a convertirse en ese bosque que describes, que dibujas tan bien en esos ojos de miedo.
    Un abrazo, Anita.

    ResponderEliminar
  12. Ese árbol que le nació en los ojos acabó por perderlo definitivamente. Debería haberse salvado cuando solo tenía miendo de ahogarse. Me ha gustado. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. La mejor forma de perderse es en la mirada del otr@.

    Algunos dicen que la única, pero aún no lo puedo comprobar.

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar

Si quieres, deja tus huellas al andar por mi casa.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...