sábado, 31 de julio de 2010

La piscina

Después de tantos años y tanta vida compartida conocí a otra persona y sin comerlo ni beberlo me embarqué en una tierna aventura de la que quería salir cada vez que daba un paso hacia delante.
Un día me pidió que saltara a la piscina con él, me invitó: ¿y si nos tiramos a la piscina?
Mi balanza estaba en un desequilibrio absoluto y sabía que hiciera lo que hiciera perdería, pero también ganaría.
Perder... estabilidad, familia, complicidad.
Ganar... ternura, pasión, aventura.

Al final me tiré por el trampolín, perdí y gané. Vivo en eterno amor y desamor

10 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho, nos dejas un buen micro de despedida.
    Que pases unas buenas vacaciones, yo por aquí seguiré.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Siempre se pierde, siempre se gana. Lo importante es que haya equilibrio en cada plato de la balanza. Me gustó. Y la imagen de la piscina, muy refrescante.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Buen relato, debe ser complicado nadar en esa piscina...

    ResponderEliminar
  4. Muy bonito y emotivo relato!,creo que cuando has amado o amas de verdad tiendes más a ganar que a perder y tú ya eres una "campeona" .Espero que disfruten todo lo que se merecen y más.

    ResponderEliminar
  5. Yuju,
    muy bonito. Desde luego, siempre se pierde y se gana algo, pero si se tiene la valentía de tirarse a la piscina, y encima se sabe nadar, probablemente se sea más capaz de quedarse con todo lo que se gana.

    ResponderEliminar
  6. El amor, como la vida, tomas y das, adquieres y pierdes...
    Un abrazo y disfruta de tus vacaciones, Anita.
    PABLO GONZ

    ResponderEliminar
  7. Asi es la vida, una de cal, una de arena....

    Felices vacaciones.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Si quieres, deja tus huellas al andar por mi casa.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...