jueves, 10 de junio de 2010

Epístola




Llegó la última carta
Pero ya no había nadie para repartirla

9 comentarios:

  1. Espero que esa carta no fuera la mía...

    ResponderEliminar
  2. O llegó al buzón equivocado...

    ResponderEliminar
  3. No pudo llegar porque ya no había nadie para repartirla... en todo caso, siempre podrás ir a buscarla si es la tuya, More, pero no la encontrarás en tu bonito buzón nuevo

    ResponderEliminar
  4. Cuando ya no queden carteros habrá muerto, definitivamente, el romanticismo.

    ResponderEliminar
  5. Nunca se sabe, a veces pienso que hay cartas que tienen vida propia y de repente aparecen cuando menos te la esperes. Quizá se fue a buscar al último cartero. Durante un rato antes de repartirlas las cartas se convierten en mis compañeras, las miro, acaricio hasta que al final suavemente las deslizo en el buzón o por debajo la puerta, y me imagino que emprenden un nuevo viaje.

    ResponderEliminar
  6. En el Sahara no hay cartero y sin embargo las cartas llegan.

    ResponderEliminar
  7. Siempre nos quedarán las facturas (eso si es amor fidelidad y constancia)

    ResponderEliminar
  8. Ja! suele pasar.
    Anduve por tu blog ,Anita, ha sido un placer. Vuelvo

    ResponderEliminar

Si quieres, deja tus huellas al andar por mi casa.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...