lunes, 7 de junio de 2010

el libro del mar


Cuando me tumbé en la toalla después del baño noté algo molesto, levanté la toalla para amoldar la arena y quitar aquéllo... era un libro. Alguien debía haberlo olvidado, lo abrí, eran las 10.30. Lo leí entero... me dejó sabor a sal, a día de playa, a regalo recién abierto.
Lo puse bajo la toalla y me dí otro baño, cuando volví ya no estaba, me recosté pensativa, miré el reloj, las 11...

8 comentarios:

  1. Felicidades por tu nueva andadura...

    ResponderEliminar
  2. Misterioso mundo el de los encuadernados.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Sería el mismo día?? un dejavú... que cosas!

    ResponderEliminar
  4. Hmmmm.... dime que no era de Stephen King, por favor!!

    Ja,ja,ja,ja,ja,ja....

    Ya ves, de tour por tu pasado...

    Besos ahora.

    ResponderEliminar
  5. Me encanta esta primera entrada desde su título.
    Es que en tu isla hay sirenas que entregan y sustituyen regalos y embrollan el tiempo?
    No me sorprendería...

    ResponderEliminar
  6. Así, ¿fue un regalo y un préstamo? Lectura y libro.

    ResponderEliminar
  7. Es posible parar el tiempo. Tienes todos los ingredientes, mar, un libro y tu imaginación.
    Un abrazo y felicidades porque en este año que hoy comienzas, te van a pasar cosas increíbles, vas a conocer a mucha gente, viajarás y te alegrarás y llorarás, y no a partes iguales.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Un buen micro, Ana. Pórtico ideal.
    Abrazos desde año +1,
    PABLO GONZ

    ResponderEliminar

Si quieres, deja tus huellas al andar por mi casa.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...