lunes, 28 de enero de 2013

Maniquí

Fotografía de Rafa Turnes

Todos los hermanos hablábamos con ella, a veces por turnos, siempre en la intimidad en que habitaba. Era entrar y encontrarla, esperando. No había manera de no decirle todo lo que sentías, la vida que pasaba sin que ella, en su baño perpetuo, se inmutase. 
Poco a poco fuimos saliendo de aquella casa. La dejamos allí, pero nunca la olvidamos. Laura empezó a usar lentillas azules, aunque no logró alcanzar para sí esa mirada triste. Tomás se travestía por las noches, envuelto en lamé plateado y con su marca característica: una equis de esparadrapo en el pezón izquierdo. Inés no dejaba crecer su pelo, lucía una cabeza suave, tersa, brillante. Y Alberto... bueno, él se hizo escaparatista.

----------------   ----------------   ----------------   ----------------   ----------------

Propuesta de relato a partir de una historia, una fotografía y un maniquí, en conjunto con Inés Arias de Reyna y Alberto Corujo

25 comentarios:

  1. Es cierto, desde que conoció a aquel enigmático maniquí, el escaparatismo se convirtió en toda una obsesión para Alberto...

    Muy bueno Ana, has conseguido sacarle jugo y darle juego a todos los detalles del maniquí :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por esta nueva obsesión en mi vida: los escaparates... y las fajas.
      Un abrazo grande

      Eliminar
  2. Creo haberte confesado alguna vez que disfruto especialmente de tus apuestas por el tono fantástico, Anita. Hoy es uno de esos días.

    Me gusta la progresión de la historia, como -a medida que crece- va abriendo su abanico para dejar en manos del lector un conjunto de tramas que anudar.

    Aplausos.

    Me queda leer y conocer a Inés, Hacia allí voy.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pedro, muchas gracias, no soy muy dada al género fantástico, pero ahora voy a probar de todo. He hecho un par de cursitos con Inés que me han dado muchas ganas de explorar en la escritura.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Ya estabas tardando, Inés
      Un abrazo y gracias!!!

      Eliminar
  4. Las venus modernas crean mitos muy extravagantes...

    Lindo relato, e inquietante en el fondo, Anita.

    besito!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta mucho esa visión tuya, de venus moderna.
      Un besito

      Eliminar
  5. Pues menos mal que le faltaba medio cuerpo, sino no se como iba a acabar esto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja ja ja, puedes imaginártelo, eso me gusta, te he sugerido algo :)
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Muy bueno este relato, todos los hermanos influenciados por ese maniquí al que contaban sus cosas, es como si hubiesen ido tomando a la vez su esencia.

    Me gustó mucho Anita. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso, yo creo que el maniquí tenía una esencia poderosa.
      Un abrazo

      Eliminar
  7. Una historia inquietante Anita, de esas que se quedan revoloteando.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto, Rosa, fíjate que es más verídica de lo que parece. El maniquí existió y su historia es aún más rocambolesca, tanto que ha llegado a nuestros blogs en tres historias diferentes... y nos falta una segunda parte que está pendiente.
      Un abrazo

      Eliminar
  8. Una familia influenciada por su mito. Me ha gustado mucho el relato. LOs maniquí tienen mucho atractivo.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente... y qué mito, quién puede crecer normal con un maniquí así viviendo en el baño. Es más ¿quién crece normal en cualquier otra circunstancia? ¿hay alguien normal? todos tenemos un maniquí en la bañera y un muerto en el armario.
      Un abrazo

      Eliminar
  9. Ana vuelvo por acá. Me parece genial la descripción del maniquí como cada uno adopta sus características, las que más les gustó. Se fueron de la casa pero en ellos es perpetuo su objeto de obsesión.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay cosas en la vida que uno jamás podrá olvidar. Historias de familia...
      Abrazos

      Eliminar
  10. Respuestas
    1. Bueno, Miguel, me gustaría saber qué había en el armario, bañera, desván o trastero de tu casa ;)
      Un abrazo

      Eliminar
    2. Mejor mantén el misterio, te decepcionaría lo terriblemente aburrido que soy.

      Eliminar
  11. La infancia deja huellas, sin duda, y eso siempre ha sido buena materia narrativa. Éste es el caso. Me ha encantado este micro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Isabel, huellas para toda la familia, sírvanse todos, de la abuela y el perro no he hablado, queda pendiente.
      Un abrazo

      Eliminar
  12. La influencia en la vida de las compañías... y cada cual con sus matices de personalidad...
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, cada uno le pone su trocito de sí miso para alcanzar esa originalidad que somos cada uno.
      Un abrazo y bienvenid

      Eliminar

Si quieres, deja tus huellas al andar por mi casa.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...