miércoles, 2 de marzo de 2011

Pórtate bien


En una pequeña discusión familiar, la noche de mi cumpleaños, me dijo mirándome fijamente:
-Mamá, haz el favor de comportarte como una señorita el día de tu cumpleaños... y no me hagas enfadar.
Tras eso me pregunté si era ella la madre y yo la hija, quién había cumplido años o cuántos, en realidad.

24 comentarios:

  1. ¡Qué sabios son los niños! Con su sincera espontaneidad suelen poner los dedos en la llaga.

    Me gusta la naturalidad que le imprimes a tus textos.
    Te sigo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Ay ay ay, lo de la vergüenza ajena, ¡qué malo es de llevar!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Hermosísimo!
    Nuestros niños nos educan, el que preste atención será quien llegue sabio a viejo.

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Creo que esas cosas pasan ¿no? Crecemos y al final quienes reprochamos a nuestros padres sus actitudes somos nosotros. Bonito micro!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. ¡Esta madre cuanto van a costar de criar!

    ResponderEliminar
  6. Si es que hay veces que pareces una niña chica!!... (por suerte)

    Besitosss

    ResponderEliminar
  7. Es que estamos descumpliendo años y nuestras pequeñas nos adelantan por la izquierda...

    ResponderEliminar
  8. Jeje, qué razón tiene depropio (hola Fer). Bonito micro sobre quiénes, cómos y cuántos ;-)

    ResponderEliminar
  9. Contigo es difícil enfadarse, solo las estrellas lo intentan pero notan que no pueden apagarse.

    Blogsaludos

    ResponderEliminar
  10. jajaja yo me apunto a la teoría de descumplir. Esos locos bajitos tienen a veces taaaaanta razón
    Saludillos

    ResponderEliminar
  11. Yo he pasado algún capítulo bastante parecido con mis sobrinos, yo pensaba que con ellos iba a poder desmelenarme mejor, por aquello de la juventud y tal, y resulta que lo que esperaban de mí, no era que me desmelenara, si no que me comportara!! bufff, la juventud se está echando a perder ;)

    ResponderEliminar
  12. Querida Anita,
    La imagen que has elegido para tu entrada de hoy me va de perlas, siempre ando como el conejito de Alicia... pero, como era eso de "lo breve si tarde..." mm, algo así. Besos

    http://rromeropeinado.blogspot.com/2011/03/responsabilidad-felicidades-anita.html

    ResponderEliminar
  13. Quería decir ¿cómo era eso...? jeje

    ResponderEliminar
  14. Los niños aprenden muy rápido, Ana.
    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Mi hijo suele retarme porque lo hago pasar verguenza frente a sus amigos porque canto. Entonces yo canto más fuerte.
    Creo que estoy empezando a curarlo de espanto.

    ResponderEliminar
  16. Me parece que tu hija va a ser tan lista y genial como la madre :)

    ResponderEliminar
  17. Yo también le puse en evidencia a mi madre algunas veces, según me cuenta ella. Yo no lo recuerdo.

    ResponderEliminar
  18. Je, je... estos niños de hoy en día... Muy bueno, Ana

    ResponderEliminar
  19. ¡¡Buen relato educativo Ana!!que rápido que aprenden ellos y siempre imitándonos,a veces es inevitable que no nos copien.

    ResponderEliminar
  20. Ni los niños nos dejan ser niños... ¡Qué duro, esto de ser adulto! Un abrazo, Ana.

    ResponderEliminar
  21. Te riñe con cariño, con el mismo que ha recibido.
    Bonito.
    Besos.

    ResponderEliminar
  22. Puede ser que su reacción sea debida a vergüenza ajena o simplemente a que los críos muchas veces, llegadas determinadas edades, ven lo que hacen sus padres como algo completamente vergonzoso.

    Saludos

    ResponderEliminar
  23. Qué subjetivo lo de la edad!!

    Lo plasmas muy acertadamente.

    Besoss

    ResponderEliminar

Si quieres, deja tus huellas al andar por mi casa.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...