martes, 4 de diciembre de 2012

Volver


Siempre nos decían que de ahí nadie vuelve para contarlo, pero descubrimos que no era verdad. Que había algunos que se lanzaban de edificios, de aviones sin paracaídas, saltaban a las hélices de barcos en marcha. Se tiraban bajo las ruedas de un camión, se ahorcaban, se cortaban las venas, se pegaban un tiro en la sien o se tomaban botes de pastillas. 
Cualquier cosa con tal de vivir.

28 comentarios:

  1. Qué bueno, Ana! En tan pocas palabras tan bien expresada una idea tan grande.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Leire, sí es una idea grande, cuál, ya no lo sé ;)
      Besos

      Eliminar
  2. Me gusta mucho y, sabes, me recuerda a Agus. Creo que de un tiempo a esta parte todos los suicidas me recordarán ese sentido sin alguno de Agus. En fin..
    saludillos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja ja ja, no eres la primera que lo piensa, yo misma por decirte...
      Abrazos

      Eliminar
  3. me gusta Anita. Es el otro punto de vista. Y eso siempre se agradece en un micro.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno... el otro, o el uno, ¿hay dos?
      Un abrazo grande

      Eliminar
  4. Coincido con Elena, Anita. esa focalización inesperada utilizada como recurso transgresor hace que el impacto de este micro sea total.

    Muy, pero muy, bueno.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, así surgió, de una mirada diferente sobre el tema.
      Gracias, Pedro, un abrazo

      Eliminar
  5. Brillante, cualquiera con dos gramos de sentido estético en el alma estaría orgullosos de firmarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fernando, yo de sentido estético estoy faltita... pero gramos en las caderas unos cuantos ;)
      Gracias, en serio
      Un abrazo

      Eliminar
  6. ¡¡Es fantástico!!, Ana. ¿Volverías? ...preguntabas en FB... ¡claro que volvería!. y lo he vuelto a releer para disfrutarlo.

    Besos desde mis palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Laura, por irte, volver, por todo.
      un besazo

      Eliminar
  7. No se sabe en que lugar se está mejor. Pero sea cual sea, en el que decida, es donde se creeremos que mejor estaremos.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé, Susana, desgraciadamente nunca estamos bien en ningún sitio, o estamos bien en todos, es relativo.
      Un abrazo

      Eliminar
  8. Qué gran incógnita es esa de la vida...

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, José, mucho más que la de la muerte, y se empeñan tanto en despejarlas...
      Un abrazo

      Eliminar
  9. Directo al hígado (como bien dice un buen amigo)

    Brutal!!!

    bss!!

    ResponderEliminar
  10. Respuestas
    1. Gracias, Cybr, la vida, la muerte, conceptos fuertes.
      Abrazos

      Eliminar
  11. Hacemos cualquier cosa con tal de seguir viviendo, está inscrito en nuestros genes, no en vano somos los últimos -por ahora- descendientes de una larga estirpe de supervivientes...

    Hugs

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y con tal de seguir muriendo, que si no, no cabemos.
      Kisses

      Eliminar
  12. Anita, tu relato me descoloca la neurona. Si nadie vuelve para contarlo y es mentira quiere decir que vuelven para contarlo. La cuestión está donde está la vida, aquí o allá. Sospecho que el narrador se sitúa en un "cielo" y es allí donde dicen que de la vida (en la Tierra) no se vuelve, y es aquí en el cielo donde se vive. Uff, me supera, toymayor. Leo los comentarios y observo que todo el mundo lo ha entendido, luego es un problema mío.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, yo creo que puedes darle la vuelta y poner la vida donde quieras y desde ahí ver si lo entiendes. Me sorprendió que nadie se quejara de que no se entendía y de verdad no sé si alguien sabe qué escribí yo. Salvo Susana que lo pensé hablando con ella... Así que bueno, no te lo explico porque queda feo, pero gracias por tu comentario...
      Un abrazo

      Eliminar
  13. Anita, muy pero muy bueno. Como se quiere retornar a la vida, un suicidio al revés. Está genial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ajá, tú sí lo entendiste (me remito al comentario anterior). Si, me pregunto si se puede uno suicidar en sentido inverso, no?
      Un abrazo

      Eliminar

Si quieres, deja tus huellas al andar por mi casa.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...