jueves, 22 de noviembre de 2012

El hombre del saco



Entra la noche, padre, y tengo miedo. No temas, hijo, salí fuera y cerré la cancela. Pero, ¿cerró las ventanas, padre? Sí, y me aseguré de que las rejas seguían firmes. ¿Y las contraventanas?, ¿las cerró, padre? Sí, hijo, y también bajé las persianas. ¿Y la puerta de casa, padre? La cerré, hijo, y puse la cadena y di dos vueltas a la cerradura. ¿Qué hizo con las llaves, padre? Para que estés más tranquilo, hijo, te las doy a ti. Y si aún así entra alguien mientras usted duerme, ¿qué haré, padre? Toma mi navaja y guárdala tú. ¿Sabe, padre? Ahora ya no tengo miedo. Sí, hijo, porque nadie puede entrar. Sí, ni tampoco salir, ¿ya se ha dado cuenta?, ni siquiera usted, padre. ¿No tiene miedo, padre? Llega la noche.

31 comentarios:

  1. Ajá... ya sabemos pq en la peli no salía el padre de Norman Bates ;)

    Genial relato, Ana, genial.

    bss!

    ResponderEliminar
  2. Parecía que la inquietud mermaba, pero que final tan soberbio que la agrandó y me la dejó dentro.
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Aposté porque el malo malísimo era el maravilloso padre, pero me has engañado, el malo es el cobardica del hijo.
    Puag!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Acaso desconfiabas de mis malas artes?
      Un beso, Luisa

      Eliminar
  4. dios mio, que miedo de hijo!!! yo del padre no le dejaba la navaja...

    Me ha gustado mucho el relto, un saludo!

    ResponderEliminar
  5. Interesante relato sobre el desarrollo de las diferentes etapas de la relación de pareja. Duro pero real.

    ResponderEliminar
  6. fiu, que miedo, llega la noche... Has conseguido un crescendo en la inquietud del hijo que se da la vuelta y se vuelve el temor por el padre. Y ese "Llega la noche" nos deja un escalofrío. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, Puri, ese llega la noche cierra el círculo del relato.
      Escalofríos tengo yo ahora con la rasca que hace ;)
      Un abrazo

      Eliminar
  7. Jo, Ana das miedo. Pobre del que esté cerca de ti ;)

    Sin embargo, yo lo hubiera llamado Ratonera, por lo que se convierte la casa para el padre y porque él solito se mete en ella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No está mal el título que propones, me gusta. Pero quizá adelanta demasiado, no?
      Un abrazo terrorífico ;)

      Eliminar
  8. Quién sería la madre para salir el crío así de retorcido. Me gustó mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues eso, la de Norman Bates por lo menos. Gracias Cybr.
      Un abrazo

      Eliminar
  9. ¡Exclente, Anita!

    Un relato en el que el lector siente no percibe cómo le están cambiando el escenario hasta que este ya es otro. Un micro en el que -a pesar de ser viciosos del género e ir buscando las claves ya en primera lectura- caemos, no al engaño -porque engaño no hay- sino en el oficio de la autora, que demuestra su prestidigitación literaria.

    Chapeau!

    Abrazos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, la cosa es como atrapar sin engañar, me alegro que te haya gustado.
      Un abrazo

      Eliminar
  10. Una forma de ir transitando por el miedo hacia el terror.
    Genial, Anita!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, América, espero que pudieras dormir ;)
      Un beso grande

      Eliminar
  11. ¿Y si nadie quiere salir...?

    Excelente relato!

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
  12. No sé si lo habrás enviado a algún sitio, pero este micro es de concurso (de ganarlo, claro).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no sé, en principio no pensaba, Elisa
      Gracias, de verdad

      Eliminar
  13. Uf, qué miedito, llega la noche mientras escribo...
    Genial, Anita, como siempre

    ResponderEliminar
  14. Me ha recordado a la serie que hacía Chicho Ibañez Serrador, "Historias para no dormir". En la que, aunque imaginaras el desenlace del capitulo, no disminuía el miedo que te provocaba. Y eso es lo que me ha pasado con tu relato, que, aunque he intuido el final, está tan bien escrito que has conseguido aterrorizarme.
    Un beso

    ResponderEliminar
  15. Me has dejado temblando. No te digo más. Impresionante.
    saludillos miedosos

    ResponderEliminar

Si quieres, deja tus huellas al andar por mi casa.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...