lunes, 22 de octubre de 2012

Otoño



Así como las hojas danzan en otoño un día de viento, nuestra ropa voló por la habitación para caer en el suelo y quedarse ahí, tendida, en espera de que alguien la barriera. No nosotros, que preferimos quedarnos desnudos bajo las mantas hasta la primavera.

33 comentarios:

  1. Me gusta mucho la comparación otoñal, Ana.
    Suerte que tienen algunos y algunas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, eso pienso yo, que suerte poder hibernar bajo las mantas y en compañía.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Precioso, me gusta mucho la referencia al otoño..es una época mágica ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la época más mágica, Paula
      Un abrazo y bienvenida

      Eliminar
  3. Muy bonito. Duro para algunos, que por solos o por mal avenidos, prefieren pasar frío que acampar en el edredón. Con lo bien que se debe estar.....
    Beso anónimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, pero bueno, para los que prefieran quedarse solos, que se tapen con el heno.
      Abrazos

      Eliminar
  4. ¡Qué mejor modo de afrontar el invierno!
    Muy guapo este micro, Ana.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los fríos en compañía se llevan mejor
      Un beso

      Eliminar
  5. Buena forma de invernar. Tendré que apuntármela para cuando la falta de trabajo o el exceso de dinero me lo permita.

    Una perta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Apunta, apunta y ya me cuentas si lo puedes hacer
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Es delicioso,Anita
    Nada de preámbulos,hale a lo práctico.Una manera muy "cómoda" de pasar el crudo invierno...

    Besicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, yo es que soy muy práctica, ya he puesto el edredón nórdico, pues ahora habrá que hibernarlo.
      Abrazos

      Eliminar
  7. Los rehenes del desnudo. Qué buen plan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta el título que le has puesto.
      Un beso grande

      Eliminar
  8. Ay, si uno pudiera hacerlo.
    Muy romántico, Anita.
    Besos.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Verdad? No encuentro una forma mejor que pasar este tiempo.
      Besos

      Eliminar
  9. Quién pudiera!
    Igual, bueno, acá ya estamos en primavera...

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, quién pudiera... para todo está la ficción!
      Un abrazo

      Eliminar
  10. ¡¡ Me apunto !!!!!! Pero ya!!!


    Besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Venga!!! Cuantos más seamos bajo las mantas, más calorcito ;)
      Un beso

      Eliminar
  11. Reconozco que la foto que has elegido me condiciona mucho, Anita, pero ¡qué metafora magnífica para explicar la inacción en la que tantos están (¿estamos?) imbuídos!

    Me quedo ahí, en esa interpretación y me marcho más indignado -conmigo, entre otros- de lo que llegué.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pierdo con tu interpretación... que le da más vida al texto de la que supongo tenía.
      Un abrazo

      Eliminar
  12. Hay que aislarse de tanto ruido y de tanta tormenta. ¡Y qué mejor forma!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, qué mejor forma que disfrutar!
      Abrazos

      Eliminar
  13. Está genial Anita, sobre todo el otoño, la ropa volando y ellos desnudos.

    ResponderEliminar
  14. Tiene un sonido, un ritmo, muy hermoso
    ¿Qué tal: "Así como las hojas danzan en otoño un día de viento, nuestra ropa voló por la habitación, cayó al suelo y allí esperó tendida que alguien la barriera. Nosotros, no. Preferimos permanecer en el suelo, acurrucados, desnudos, esperando la primavera"?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya puestos, Jorge, prefiero las mantas para hibernar ;)
      Ya te comenté lo de la repetición (quedarse-quedarnos), la he dejado porque me gusta el efecto que tiene, pero igual podría cambiarse.
      Gracias por las sugerencias...
      Un abrazo

      Eliminar
  15. Hibernando como osos, pero ¡como va a ser! cada estación tiene sus momentos apetecibles para vivirlos y disfrutarlos, no podemos perder un solo momento por miedo a lo que moje la lluvia o sople el viento.
    Besos de gofio.

    ResponderEliminar
  16. Ay, quién pudiera, Ana, quién pudiera... Me gusta la imagen de la ropa cayendo como hojas.

    Otro más,

    ResponderEliminar

Si quieres, deja tus huellas al andar por mi casa.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...