lunes, 26 de marzo de 2012

Tac tic


Hace tiempo que atraso, apenas unos minutos al principio, casi no se notaba. El café no me sabía dulce después de haber echado azúcar y seguía despierta cuando me quedaba dormida. Pero con el tiempo ha ido a más, cuando te sientas en el sofá cansado yo aún estoy en la ducha y si me preguntas qué tal fue el día, te cuento lo de ayer. 
Calculaba como ponerme en hora cuando me he dado cuenta de que tú adelantas. En el cine, yo me quedo enganchada en la primera escena mientras tú hablas del final. Yo te comento lo bien que lo pasamos en París y tú me dices que lo nuestro se va a terminar.

**************************************************************************************************
Título robado al payaso Kum*

30 comentarios:

  1. Muy bueno, Ana, me ha gustado mucho este Tac, tic, una historia preciosa.

    ResponderEliminar
  2. Es una historia francamente asíncrona.
    Muy bueno.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Buen control de descontrolados tiempos.

    ResponderEliminar
  4. Los destiempos...

    me ha gustado Anita esa desacompasación, y es que hay que aceptar que no todos vivimos en los mismos instantes.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Me encanta!!!!! Ya sabes que estos juegos con el tiempo me apasionan y creo que has dado en el clavo de muchas historias. No hay nada peor que ir a destiempo, porque cada uno vive una historia diferente.
    saludillos

    ResponderEliminar
  6. Delante me esperabas
    y detrás docilmente me seguías
    cuando llegaba estabas
    y en torno definías
    las soterradas dulces compañias. (Luis Cobiella)

    La prisa o el retraso, que fue primero? Siempre me ha parecido mas tierno retrasarse, levemente, más que la puntualidad quisquillosa.

    Tierno relato.

    ResponderEliminar
  7. Muy buena tu historia, me ha gustado mucho. El tiempo y su magia.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Excelente Ana,
    O-O (eso son ojos como platos). Me ha encantado, especialmente el final. Además me siento identificada a veces me pasan cosas así aunque nunca lo hubiera descrito igual de bien ;-)
    Felicidades guapísima. Y besos

    ResponderEliminar
  9. Creo que todos vivimos en nuestro propio tiempo. Es motivo de festejo cuando el nuestro y el de los que amamos, coincide. Ahí está la magia.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  10. Fectivamente... cómo no. Un final cañón.

    Usted no puede robarme nada, porque no hay nada que me pertenezca, mi querida chica de la sonrisa que mata.

    Y sí, usted se me atrasa. Exactamente una hora.

    Besos payasos.

    ResponderEliminar
  11. Siempre atraso una hora, cuestión de lugares.
    He descubierto con retraso este blog, pero prometo ponerme al dia, un saludo desde Tenerife, te dejo enlace de miblog por si quieres visitarme mas pronto que tarde.http://gofioconmiel.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  12. ¡Tremendo, Anita!

    Destaca la respiración narrativa de este relato de vidas desacompasadas. Tu manera sedosa de narrar consigue una voz cautivadora que le da al micro una hondura emocional que toca al lector. Un final de puñalada que se clava y duele.

    Gran micro.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Los desajustes, ese gran problema de las relaciones. A veces ni siquiera lo son, es más un problema de huso horario, mientras uno se rige por el meridiano de Greenwich el otro está en +1.

    Gran micro, Ana, muy ilustrativo

    ResponderEliminar
  14. Ponga usted el reloj en hora ya verá cómo todo le irá mucho mejor ;-)
    Gran relato, Ana.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Plas, plas, plas...A sus pies.
    No se que tendrá el tiempo que me fascina. Será por eso que se me escapa tan deprisa...

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  16. Hay que sincronizar los relojes, para evitar futuros destiempos.

    ResponderEliminar
  17. Ana, el tiempo descompasado rompe cualquier relación, incluso la que se basa en tiempos muertos. Me gustó como reflejas con humor esos desencuentros temporales.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Es curioso como a medida que nos sincronizamos con los ordenadores perdemos esa sincronía con las personas.

    ResponderEliminar
  19. Excelente microrrelato. Construcción niquelada y final tremendo.

    Muy bueno.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  20. Muy bueno con un ritmo sosegado nos vas narrando esta historia de desencuentros amorosos. Precioso.

    Besitos

    ResponderEliminar
  21. ¡ah¡ Anita, qué bueno, qué ritmo de tiempo que se va espaciando y distanciando entre ambos.

    Lo he sentido muy musical.

    Besos

    ResponderEliminar
  22. Tal vez por eso es que se han puesto de moda esos relojes nuevos que, de tan silencioso, ya ni siquiera necesitan del tic-tac...

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
  23. Genial Anita. Sobre todo el título, está de pelos. La historia, el desamor, es triste. Y acá nos deja la idea de que ella quiere iniciar de nuevo todo, que no se acabe nunca, por eso vive un paso atrás.

    ResponderEliminar
  24. Falta sintonía, lo cual me da una terrible pena.
    A ver si se arreglan.
    Entre tanto, recibe este abrazúnculo,
    P

    ResponderEliminar
  25. El desencuentro es un clásico en las narraciones, pero explicarlo así es en verdad novedoso.
    Un beso enorme.
    HD

    ResponderEliminar
  26. Es una de mis debilidades literarias: El paso del tiempo, y tu lo has tratado magistralmente, enhorabuena.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  27. Te quedó genial, Ana, es un texto maravilloso.
    Un abrazo admirado.

    ResponderEliminar
  28. Ana, una de las cosas que más me gusta es hurgar a tientas a ver qué nos traen las letras de antes. Y este texto me ha gustado muchísimo. Marcas perfectamente lo que son los desencuentros y que la vida se debe sólo a eso, a cómo los relojes vitales se desincronizan, ni más, ni menos.

    Un besote últimamente estás, como diría Holden Coulfield, "en vena" (a pesar de que este micro sea de marzo)

    ResponderEliminar
  29. Y lo que son las cosas, veo que en marzo ya me llamó la atención. Tengo pocos megas ya (pero el Manuel del pasado y el del presente mantienen los gustos)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo que no contesté a ningún comentario... a ver si esta Navidad acompaso mi reloj algún ratito. Es lo malo de estas latitudes
      Besazos

      Eliminar

Si quieres, deja tus huellas al andar por mi casa.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...