martes, 6 de marzo de 2012

La negrura pesa

´

Abre un ojo, ha dormido suficiente pero todavía no es de día ¡qué raro! Trata de conciliar el sueño, pero no puede. Se siente extraño pero no sabe por qué. Abre el otro ojo y nota algo pesado que le cubre. La noche hoy es diferente: pesa. 
Se acerca a su compañera pero no la encuentra a su lado, sino más arriba, entre una capa espesa y negra. Se eleva hacia la superficie, no nada. Qué raro, piensa, qué estará haciendo, se pregunta.
Entonces él mismo empieza a boquear, le falta oxígeno, el agua pesa en sus branquias. No es agua. Todo se vuelve negro a su alrededor. Flota.

El 24 de marzo de 2012 Canarias dice NO a las extracciones petrolíferas en sus costas.

El 7 de junio de 2014 lo repetimos: NO, NO y NO a las prospecciones de petróleo.

41 comentarios:

  1. Ojalá se pueda evitar que esta pesadilla se haga realidad en nuestras aguas cristalinas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo intentaremos tan fuerte que les va a costar pinchar el mar

      Eliminar
  2. ¡Cuánto tiempo sin verte, Anita, y cuánto hacía que no me pasaba por aquí! Me gustan las historias de desesperanza y ésta, lamentablemente, lo es.

    Un abrazo,

    D.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira, todavía queda una esperanza... que no haya prospecciones, el 24 estaremos ahí gritando, a ver si se nos oye.
      Abrazos

      Eliminar
  3. Uff, se percibe el dolor y hasta la angustia de esa muerte. Negro relato. Nos has puesto en su pellejo, en sus escamas. Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa era la intención, ponerme en sus escamas, ahogarme en esa negrura para entender por qué no podemos ser más animales y menos humanos.
      Abrazos

      Eliminar
  4. Al pie de las mismas orillas que se tiñeron con el chapapote del Prestige, y el humo del Mar Egeo, me solidarizo con el llamamiento, Anita.

    Me ha gustado mucho tu forma de hacernos pensar en ello.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pedro, ojalá la solidaridad sirva para parar algo...
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Pesa mucho... y no la queremos para aquí ni para ningún sitio de nuestro planeta.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso, Susana, que a veces nos olvidamos de lo que ocurre lejos, y no, ni aquí ni en ningún sitio.
      Abrazos

      Eliminar
  6. Esa noche tan negra, es solo muerte...
    ¡No a la destrucción del paraíso!

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rosa por tu grito.
      No queremos muerte!
      Besos

      Eliminar
  7. Es inaudito que los intereses creados no dejen desarrollarse las energias renovables. No conozco mayor oscuridad que la que provoca la ambición humana. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, por ahora les sale más barato dejar que las empresas cojan el petróleo que invertir en energías limpias. Cuando esté todo esquilmado ya pensarán en ello. Pero ya será tarde seguramente.
      Abrazos

      Eliminar
  8. Es un texto descarnado, asfixiante, una metáfora muy real. Me gusta como juegas con el lenguaje para crear esa atmósfera tan densa.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era importante que el relato pesara. Que fuera negro. Si no no funcionaría... gracias!
      Abrazos

      Eliminar
  9. Si sólo el petróleo envenenara iríamos bien. Lo que no es un veneno es tu micro: eficaz, bien planteado y reivindicativo, se puede pedir más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, eso encima... no solo el petróleo, venenos hay muchos y de muchos colores. Incluso disfrazados.
      Gracias Nel
      Abrazos

      Eliminar
  10. ¡Uf! Lo has contado tan bien que nos sumerges en ese líquido negro, denso y mortífero y nos llevas al borde de la asfixia.
    ¡Bravo, Anita!

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues eso le hacemos a los peces, bueno, pensamos que no somos nosotros, pero en realidad sí, también, coadyuvamos.
      Gracias MJ
      Abrazos

      Eliminar
  11. Ay... Nos preocupamos tanto de lo material, de prosperar en lo innecesario que nos estamos olvidando de lo que verdaeramente importa y hay que cuidar.

    Ay.


    Besitos!!!

    ResponderEliminar
  12. Anita si pudieramos entender el lenguaje de los seres marinos es más que probable que te dirían que lo has contado muy bien y de una manera muy cruda.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Elysa, no sé qué dirían, pero nada bueno.
      Besos

      Eliminar
  13. ¡qué horror, hija¡
    creo que esos políticos deberían pasar unos ratitos en la misma situación.

    me dan mucho asco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada me gustaría más que verles hasta el cuello de petróleo :)
      Un abrazo

      Eliminar
  14. Hola Anita!.

    Totalmente de acuerdo, estos irresponsables se estan cargado la mayor despensa que tiene el mundo, con contaminar las aguas.El afán de lucro y el poco compromiso hace que no se involucren si no en contar historias cargadas de humo.

    Un saludo:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, se supone que estos irresponsables están ahí para representarnos, aunque yo no me sienta representada. Se supone que les votamos y tal... para esto. Qué asco.
      Saludos!

      Eliminar
  15. excelente relato que, además, invita a la reflexión en serio, felicitaciones,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra, sobre todo eso es importante, reflexionar.
      Un saludo

      Eliminar
  16. Chapapote, nunca olvidaré esa palabra.

    Por desgracia los políticos no suelen hacer caso a las demandas de la gente, y menos en los tiempos que corren...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y menos si hay dinero de por medio.
      Ya he oído que los escapes son normales cuando hay prospecciones, así que iremos repitiendo chapapote chapapote chapapote ¡aquí le decimos piche, por cierto!
      Abrazos

      Eliminar
  17. Este relato que describe una situación angustiosa cobra todo su esplendor (raro para ser petróleo) cuando se lee el contexto en el que está escrito. Es muy significativo la ilustración, la unión de los más. Pero chica, sospecho que el personal solo se mira el ombligo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, esos peces si en vez de ir a por el grande se miran el ombligo no van a conseguir nada. De todas maneras el 24 hay una buena preparada en todas las islas y algunas penínsulas ;)
      Abrazos

      Eliminar
  18. Joaquín Martínez20 de marzo de 2012, 18:08

    Me gusta tu relato.

    ResponderEliminar
  19. Los pocos que sobreviven a las ondas sonoras de las prospecciones mueren con el crudo. Gracias Ana por hablar por hablar por los que no pueden. Mucho apoyo desde Alicante el día 7.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, lo de las ondas no lo sabía. Qué mal.
      Gracias, guapa.

      Eliminar
  20. Pesa la negrura, pesa la ceguera de la avaricia codiciosa.

    Fuerza Anita. Nunca mais! Un besazo enorme.

    ResponderEliminar

Si quieres, deja tus huellas al andar por mi casa.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...