martes, 3 de julio de 2012

Mineros de cuento



Llegaron los siete a casa con la cabeza mirando a los pies y sin apenas palabras. Aún así, al sentarse a la mesa, el sabio dijo «por mucho que dé vueltas a la cabeza, no sé qué podemos hacer» a lo que el gruñón respondió «nada, como siempre», el feliz contestó «todavía tiene que haber esperanza para nosotros», el dormilón bostezó y el tímido se sonrojó. El mocoso, de tanto llorar, se había quedado sin mocos ni lágrimas y el mudito encogió los hombros con una mueca de tristeza en la sonrisa.
Entonces Blancanieves dejó sobre la mesa la bandeja con la cena: ocho manzanas envenenadas, y les dijo: «Claro que hay qué hacer, con este manjar salimos esta misma noche con todos los compañeros para Madrid. Nos van a oír»


Con este relato me sumo a la iniciativa de Microrrelatos negro carbón

20 comentarios:

  1. Plas, plas, plas...¡Me encanta!!!

    Una forma muy sutil y directa para que "se enteren", los guapos, los inoportunos, los felices, los ningunos, los tristes, los oportunos....Todos que se escuchen sus voces y si tiene que ser con manzanas envenenadas para el camino, pues eso que lo sean.

    Me alegro mucho Anita, besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace tiempo que me ronda el cuento de Blancanieves, gracias a esta propuesta le he dado salida a las manzanas envenenadas, pero de ideas y de lucha!
      Un abrazo y gracias por recordármelo.

      Eliminar
  2. ¡huy, huy.. ! Unas armas muy peligrosas, Anita.
    Con lo simpáticos e inocentes que parecían estos personajes.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y lo eran, pero la realidad se ha puesto muy fea.
      Besos

      Eliminar
  3. Mal vamos, si a hasta los animados ha llegado la crisis. Muy bueno, Anita.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No olvidemos que los enanitos eran mineros, estoy segura de que se solidarizan con los nuestros.
      Abrazos

      Eliminar
  4. Anita por dieu que la esperanza es lo último que se pierde.-Si nos vamos matando no quedara nadie para que se haga justicia en este mundo de glotones...:(

    Un abrazo precioso relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las manzanas no son para matar, si acaso para tirarlas como armas arrojadizas (que no creo que sean mortales). Era más bien una metáfora.
      Un abrazo y gracias!

      Eliminar
  5. Precioso guiño a un cuento popular trasnformado en realidad social.
    Buenísimo este aporte para la propuesta.
    Un besote "tímido", pero "feliz".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Laura, si te digo la verdad, no sé mucho de mineros y esto fue lo mejor que se me ocurrió, y la verdad es que me gustó la idea.
      Un besote dormilón

      Eliminar
  6. ...disculpa mí mala interpretación...ahora sí;(

    ResponderEliminar
  7. Las manzanas de la rebeldía y la lucha están servidas y van camino de Madrid. Me encantó tu cuento Anita.

    Seguimos en la lucha...

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Eran mineros, pero yo creo que eran autónomos que y que la mina era de su propiedad.
    Muy bueno.

    ResponderEliminar
  10. O sea, que la Blancanieves está compinchada con el gobierno??? Si es es a mí nunca me gustó, tan modosita ella...
    Genial, eso sí, lo de traerte a los siete enanitos, conservando cada uno su personalidad, para luchar con todos los mineros.

    Un abrazo, Ana.

    ResponderEliminar
  11. Lo bueno el cuento Ana es que integras a todos, a cada uno de los ciudadanos en las características de los 7 enanitos. Habrá que ver lo que pasa cuando lleguen a Madrid.

    ResponderEliminar
  12. Anita, el mundo es un cuento que no siempre acaba bien, pero este que tú escribes con tanto mensaje seguro que sí.

    Muy original recurrir a los clásicos para narrar una actualidad de hoy en día.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Mejor se lleven ochocientas, aunque con ocho no está mal, para empezar :-)

    Besos

    ResponderEliminar
  14. Cualquier medio es lícito para hacerse oír.

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar

Si quieres, deja tus huellas al andar por mi casa.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...