viernes, 13 de julio de 2012

Mensajes de agua



Cada mañana, al acercarme a la playa para mojar los pies en las primeras olas, encontraba tu mensaje en la botella. Los primeros días solo era uno, pero después empecé a contestarlos. Entonces llegaban y se iban, llegaban y se iban. Yo no podía verte, tú no podías verme, pero ambos sabíamos que estábamos al otro lado, en otra orilla, con los pies en el mismo mar.
Aquella mañana me decidí y entré en la botella. Por fin el mensaje era yo. Por fin la respuesta eras tú.

42 comentarios:

  1. Me encanta la idea de meterme en una botella. ¡Quién sabe lo que me esperará en la otra orilla!.

    Muy creativo.
    Muchísimos besos.

    ResponderEliminar
  2. La solución estaba tan cerca...

    Hermosísimo relato, Ana.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Casi siempre está más cerca de lo que pensamos, pero hacemos difícil lo sencillo.
      Un beso, América

      Eliminar
  3. Bonita historia,fin de la duda quizás...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Había duda? Puede ser, las dudas son buenas, te hacen buscar respuestas.
      Besos

      Eliminar
  4. Me encantó, Anita! Las botellas al mar están llenas de historias pero vos las sabés contar muy bien. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Historias, vidas... yo nunca he encontrado una de verdad... pero me encantaría.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Cuántas veces me imaginado yo lo que cuentas, una vez encontré una botella, pero sin mensaje...El mensaje lo tenía a mi lado.

    Bonita foto la que ilustra el relato: la orilla, las huellas, el agua con su ir y venir.

    Un día Anita me tienes que explicar cómo se pone ese tipo de letra en el título de la entrada, no me gustan las mías siempre mayúsculas...

    Besicos preciosa, ahora salados desde mi Mar Menor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Escríbeme un mail y te cuento todo, pero se trata de configurar el título de las pestañas. Es fácil pero pesado.
      Qué suerte encontrar el mensaje tan cerca, aunque te perdiste el viaje.
      Un abrazo desde mi Atlántico

      Eliminar
  6. ¡Qué chulada de micro!me ha emocionado eso de ser uno mismo el mensaje y el otro la respuesta,ése es el mejor mensaje.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso, la verdad como mensaje, quien uno es y punto.
      Un abrazo grande

      Eliminar
  7. Me gusta este micro de sensibilidad profunda, Anita. Un texto que exuda sentimientos y que explica -en pocas palabras- el amor.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puedes estar seguro, está escrito con el corazón. Gracias por sentirlo.
      Un abrazo

      Eliminar
  8. Quizá la ficción, esa realidad alterna, era la solución. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ajá, una interpretación interesante, porque meterse en una botella no es posible, claro ;)
      Un abrazo

      Eliminar
  9. Y así, el mar, perdió un poco de su sal...

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y todo lo que ganó, José. Aunque igual al mar le gustaba traer y llevar botellas con mensajes.
      Un abrazo

      Eliminar
  10. A veces a uno no le queda otra que liarse la manta a la cabeza y meterse en una botella. O eso, o no ver nunca más el mar.

    Un abrazo, Ana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Di que sí, al toro hay que cogerle por los cuernos y a las botellas por los mensajes.
      Un abrazo!

      Eliminar
  11. Ainsss Anita, qué romántico!!!

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, la verdad es que fue un momento de romanticismo puro, de esos de sonrisa embobada un rato.
      Abrazos

      Eliminar
  12. Muy bonita historia Anita, llena de sensibilidad.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Enmascarado, que tu veas la sensibilidad hace que exista.
      Un abrazo

      Eliminar
  13. ¡Ay qué bonito Anita! Me gustó lo de ser ella el mensaje. Si pudiéramos meternos a veces en una botella...

    Abrazos marinos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, Lola, yo también me metería de cabeza.
      Un besazo

      Eliminar
  14. Respuestas
    1. Si, aunque a veces uno no sabe como ser valiente.
      Un beso grande, Malena

      Eliminar
  15. Bella historia, siempre imaginada y nunca cumplida. Preciosa la foto. Un abrazo de olas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mmm ¿por qué no se puede cumplir? Las metáforas no son más que eso...
      Un abrazo

      Eliminar
  16. Hermosa historia, Ana. Me gusta el toque fantástico en lo que se refiere a los tamaños de los cuerpos (o de las botellas). Está escrito con sobriedad, a pesar de eso. Y deja espacio para muchísimas interpretaciones. O sea, que me mola.
    Abrazos grandes,
    P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De botellas, mensajes, islas... me gusta que te guste, Pablo y que hayamos coincidido en el tema.
      Un beso grande

      Eliminar
  17. Muy bonito, Ana. Es un micro lleno de sensibilidad y de imágenes preciosas.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Elysa, yo lo visualicé antes de escribirlo, quizá por eso.
      Un beso

      Eliminar
  18. ¡Pura poesía! Hermoso relato lleno de imágenes estética y poeticamente seductoras. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Isabel, yo no soy muy de poesía pero esto me salió así.
      Un abrazo

      Eliminar
  19. Simplemente hermoso!.
    Con tu permiso lo cojo para Nebulosas, me ha entusiasmado. :)

    ResponderEliminar
  20. Que quieres que te diga, me encanta, sobre todo el final. :x

    ResponderEliminar

Si quieres, deja tus huellas al andar por mi casa.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...