viernes, 8 de junio de 2012

Cordero de dios


De crisis sí que sabía el padre Arnoldo, que había tenido que reinventarse para no caer en el olvido del pueblo. Después de unos meses en que cada día venía menos gente a misa, hasta el punto que al abrir la puerta de la iglesia la única fiel que quedaba, solo las pelusas volvían la cabeza, Don Arnoldo decidió tomar medidas drásticas y llamar a misa tal como su madre les llamaba de pequeños a casa.
Los primeros domingos no se notó demasiado, pero en pocos meses la Iglesia volvía a estar llena cada semana. Y así, en el momento de la bendición, cuando decía "este es el cordero de dios" en vez de levantar el copón con las hostias, abría el horno y sacaba el cordero que mataba cada sábado y tenía toda la mañana del domingo en el horno. Los vapores salían a partir de las 11 por el campanario, y se le llenaba la misa como nunca se había visto. 
La receta, la de su madre, mucho ajo y poco aceite.

48 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho, mucho...sobre todo la receta de la madre que esconde el reclamo.
    Parece que va de curas.
    http://espiralesdetinta.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que los curas y la cocina (digo, los relatos)hacen un buen tandem.
      Un abrazo y gracias!

      Eliminar
  2. Ana, me ha encantado. Aparecen dos temas que se entrelazan de maravilla, la falta de fe y la falta de comida. Este cura sí que sabe. Ha matado dos pájaros de un tiro. Ingenio no falta. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si los curas miraran por sus fieles cocinarían más y rezarían menos.
      Un beso y gracias por pasar

      Eliminar
  3. Que tomen ejemplo los demás párrocos que se lamentan del abandono de los fieles y no hacen nada para remediarlo.Y si se acompaña el cordero con un vasito de vino de nuestra tierra, mejor. Se le da de comer al hambriento, de beber al sediento y trabajo perdurable en nuestro sector primario. ¡que viva don Arnoldo!
    buen fin de semana y nos vemos el domingo en misa jajajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te vi en misa rebañando el plato, Gloria.
      A ver, a ver, estos curas si les da por pensarlo mejor.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Buena receta la del cura. Si se corre la voz, irán a verlo incluso de los pueblos vecinos.
    Eso hacían en Argentina en los barrios desfavorecidos para que fueran a votar. El partido de turno les daba papeletas, los llevaba en autobús, y a la vuelta les ofrecía una buena olla de comida para todos :-)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Argentina y en todos lados, o les dan de comer, o les asfaltan el caminito, o lo que sea por conseguir votos. Aquí don Arnoldo quiere ganarse más bien el cielo.
      Abrazos

      Eliminar
  5. No está para perder la fe con este cura oportunista... y la pegó, claro! Genial , Anita! Me encanta leerte Saludos van

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al menos aprovecha las oportunidades haciendo el bien común.
      Gracias por venir, Sandra, yo ando sin tiempo para pasar por ningún lado.
      Abrazos

      Eliminar
  6. Hasta la fé, entra por el estómago... Ese curita lo entendió y mientras haya corderos que inmolar, habrá fieles fervorosos...
    Me ha encantado este relato, Anita...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, América, yo diría que el curita en cuestión tiene ganadería propia, detrás de la iglesia, de ahí el balido de los corderos en plena homilía.
      Abrazos

      Eliminar
  7. No le des ideas que seguro se lo cobran en la declaración de la renta con otra casilla más para los despistados.

    Muy bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira, eso no se nos había ocurrido, tomo nota para el futuro.
      Abrazos

      Eliminar
  8. Para que luego no digan que al "fiel" no se le atrae por el estómago...ji,ji.

    ¡¡Buen micro!!, me gustó un montón.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues claro, que sería de la fidelidad sin el hambre.
      Un besazo

      Eliminar
  9. Ja!Ja! bueniseimo! Hasta aqui llegaron los vapores del cordero. Un placer viistarte y leerte. Pronto regreso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro, el ajo es lo que tiene, que lleva los olores mucho más allá.
      Un beso y bienvenida!

      Eliminar
  10. Pues le salía por un pico pero, por otro lado, "da de comer la hambriento...." y todas esas cosas que algunos curas parece que han olvidado.
    Buen cura, listo, y sabiendo cocinar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué pena, verdad? si llevan a cabo una labor milenaria y se olvidan de lo principal, que no es pasar la cesta.
      Un abrazo

      Eliminar
  11. Felicidades, Ana, tiene su toque crítico, su ingenio, su humor y nos pone una sonrisa de viernes en estos tiempos duros. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te guste, Elisa. Sí que son malos tiempos, pero no debemos dejarnos embaucar por el pesimismo. Digo yo.
      Besos y abrazos

      Eliminar
  12. jajaja Eres la de los finales, sin duda. Esa última frase es como si lo del cordero fuera "normal" y la clave estuviera en la receta. Me ha encantado.
    saludillos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debería ser lo normal, Puck, que la hostia no da para rellenar la muela.
      Un beso

      Eliminar
  13. ¡Genial, Anita!

    Este micro me hace pensar en el hecho de que desde que las gentes no acuden por miedo, han de echarse a los brazos del marketing para llenar el negocio. Es increíble, antes eran los fieles los que estaban obligados a darles comida.

    Un micro excelente.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Deberían cambiar los tiempos, creo que todavía somos nosotros quien les damos de comer.
      Gracias por tu entusiasmo, Pedro. Tú si que escribes bien.
      Un abrazo

      Eliminar
  14. Divertido y sorprendente, y además llama a la reflexión. De hecho la primera Iglesia era así, compartía y estaba en las duras y las maduras.
    Me gusta el nombre del cura.
    Abrazos sonrientes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues el nombre del cura lo tuve que modificar porque de primeras me salía el padre Anselmo, pero no sé yo qué diría el payaso :).
      un abrazo

      Eliminar
  15. Si la iglesia fuese más humana, más alegre y más positiva tendría bastantes más simpatizantes...

    Un beso y unas costillas a la parrilla :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La iglesia alegre y positiva... mmm, como te oigan ya verás!
      Un abrazo y bocata de chorizo

      Eliminar
  16. El cuerpo de cristo... ummmm, ni amén. Muy bueno pero seguro que ahora el padre Arnoldo será el más buscado por las huestes radicales de la iglesia mas sórdida y oscura, jejeje. Y los feligreses vegetarianos que harán?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí lo malo de compartir ordenador es que me comento a mi misma, Pablo.
      Pues los feligreses vegetarianos ya te contesta el señor Octavius ;)
      Un abrazo caserito

      Eliminar
  17. Un abrazo, sin ningún aceite y con mucho cariño.

    Octavius Bot

    Pd: para los feligreses veganos hace unas tartas cargadas de gula y un punto de lujuria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, los abrazos con aceite son muy pringosos, menos mal!
      Tartas de gula y lujuria ¡no será en mi iglesia! ja ja
      Besos!

      Eliminar
  18. Buenísimo, Anita. Me encanta el humor que has dejado aquí entre las pelusas que vuelven la cabeza y ese cordero hecho carne.

    Abrazos bendecidos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y me encanta que repares en ese detalle del abandono de la iglesia.
      Un abrazo grande

      Eliminar
  19. Divertido tu micro, Ana. Si todos los sacerdotes hicieran eso seguro que enganchaban más feligreses y sobre todo en estos tiempos.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espera que se enteren y verás.
      Un abrazo grande

      Eliminar
  20. qué bien huele tu micro, anita. el pan se lo trae cada uno o lo pone el cura?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si lo traes tú mejor, por ahí quedan unas hostias rellovías que no son muy recomendables ;)
      Gracias por la visita
      Un abrazo

      Eliminar
  21. El cordero de Dios es lo que tiene, que gusta mucho, jajaja. Para los que le interesa a esta iglesia también podría poner cerdo, que es más barato.
    Un abrazo, Ana.

    ResponderEliminar
  22. Ese cura sí que sabe de marketing, ¿no?
    Muy bueno, Anita, siempre me voy con la sensación de que no perdí el tiempo.
    Un beso.
    HD

    ResponderEliminar
  23. Buenisima entrada!
    Reinventarse o morir, este cura si que sabe.. Ahora solo me queda una duda, iban por el hambre que tenian o por la fe.
    En cualquier caso que un cura haga una buena acción entra dentro de su trabajo no?
    Otros deberian seguir ejemplo, en vez de redecorar las iglesias con tantos oros.

    Besitos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  24. Si tiene con qué alimentar a sus fieles en épocas de crisis, bienvenido sea, aunque fuera un cura recalcitrante. Ahora, si al cordero lo expropia como limosna a sus fieles...

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
  25. Me ha gustado mucho el final. Genial. Los ingredientes siendo lo último a leer le da un cierre agradable. Y Claro Anita, la comida puede traer algo de fe. Saludos.

    ResponderEliminar
  26. No sé que tiene esta narración que he tenido que leerla varias veces, no para entenderla, no, que es bastante fácil, si no porque algo en las frases me estallaban (¿será las repeticiones: misa, domingo, horno?) Quizás la segunda frase sea demasiado compleja eso creo). Problema mio, seguro. En fin, que no será cordero lo que nos ofrezcan, ya sabemos de qué van. No obstante, el relato es surrealista, cordero, dice. Lo mejor el final.

    ResponderEliminar
  27. Espero que saque un buen cepillo, si no va a durar poco la masiva afluencia.

    ResponderEliminar
  28. Después de esto no se si volver al seno de la iglesia o salirme por la tangente

    ResponderEliminar

Si quieres, deja tus huellas al andar por mi casa.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...