jueves, 3 de mayo de 2012

Educación pública


Mamá nos enseña a leer y escribir, ella prefiere los libros de naturaleza y la literatura europea, aunque los idiomas los domina mejor papá, que además nos hace jugar con los números y el álgebra. El abuelo es el encargado de los pinceles, el barro y las películas: las representa cada tarde de domingo. Y la abuela nos cuenta historias del viejo mundo, que a veces resultan mejores que las películas del abuelo. Cuéntanos otra vez lo del colegio, abuela ¿todos los niños y niñas tenían que ir? —le pedimos entre risas y gritos los días oscuros de lluvia. 



48 comentarios:

  1. Bueno Anita, no te ha quedado tan pesimista como creías. AL menos esta familia se reparte las tareas relativas a la educación... al paso que vamos en un futuro no tan lejano va a tener que ser efectivamente cosa de la familia...


    Abrazo y pásalo bien

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, al menos las familias ahora tienen esa educación para pasarla a los más pequeños. No quiero imaginar volver al analfabetismo.
      Abrazos

      Eliminar
  2. Bonito micro. De tanto recortar no dejarán nada de la actual educación pública y ésta acabará siendo la que se imparta en casa, irónicamente la más privada. Una educación a medida, pero con contras: los hijos acabarán sabiendo lo que a los padres y abuelos les interese, a menos que se salgan del rebaño.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, en todo caso ahora sabemos lo que a la Educación le interesa, y la historia, por lo menos, tiene diferentes puntos de vista que tenemos que conocer después, y si no, que se lo digan a Eduardo Galeano.
      Gracias por pasar.
      Abrazos

      Eliminar
  3. Un niño bien educado, es lo que pasa con la educación privada, aunque... no creo que todos tengan tanta suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la mejor de la riquezas y si ademas te lo legan gente con sabiduría de vida: que más se puede pedir!

      Un abrazo:)

      Eliminar
    2. Luisa: No, seguramente no todos la tendrán, al menos quien esté concienciado.
      Bertha: sería bonito, verdad, la letra, con amor entra. Mucho mejor.

      Abrazos

      Eliminar
  4. Triste panorama el que se nos viene encima Anita...

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Triste pero habrá que ver como lo enfrentamos, con creatividad y amor.
      Abrazos y besos

      Eliminar
  5. Un micro agridulce, irónico pero tierno a la vez, porque en cierto modo esa regresión al pasado seduce.
    Abrazos, Anita

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seduce porque quería pintar un mundo concienciado en la educación de todas las personas. Ojalá sea así siempre.
      Abrazos!

      Eliminar
  6. La vertiente mecánica de la educación puede ser la salida que vean los responsables de la educación actual. No te cuestiones nada, simplemente hazlo porque así es... hazlo de manera mecánica.

    Me encanta el clima de diversión que adquiere la educación en tu relato; no así su trasfondo.

    Felicidades :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La educación es bastante mecánica y cada día se enseñan menos cosas, por lo que yo recuerdo y veo que aprenden mis hijos. Y yo que nunca aprendí los Reyes Godos como mis padres (por ejemplo)
      Ojalá la educación fuera algo divertido siempre.
      Abrazos

      Eliminar
  7. ¿Y había calefacción en las clases? ¡No me lo puedo creer! Muy acertado, Ana. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, muy bien, Manu, veo que has pillado el tranquillo al relato.
      Abrazos y besos

      Eliminar
  8. Será una niña feliz, con curiosidad e inquietuedes, con la mente abierta para afrontar el mundo y lo que se nos viene... Algo que nos hace tanta falta hoy en día, y se está perdiendo, no sólo por los de arriba si no por el rol de valores cambiados de tantos y tantos padres... Ay. Me da penita.

    Un beso grande :*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que si, que en un mundo así los niños y niñas serían más felices. Hace falta estar más con ellos.
      Abrazos

      Eliminar
  9. Es triste el panorama, pero al menos la familia es ilustrada y con imaginación siguen educando, enseñando...

    Hoy, mi "Instantánea" tampoco es demasiado optimista.

    Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, ahora somos ilustrados, debemos aprovecharlo para el futuro de nuestras familias, por lo que pueda venir.
      Besazos

      Eliminar
  10. Ay, Ana, tu micro crítico no deja de ser una maravillosa utopía. Familias con tiempo para educar. La triste realidad es que muchas de ellas no pueden dedicarles a sus hijos la atención que necesitan. Qué triste resulta que los niños tengan que comer en casa solos o que los hermanos mayores tengan que cuidar de los pequeños porque sus madres (tantas madres solas) tienen jornadas agotadoras para poder mantenerlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imaginaba un mundo utópico en que como no tendríamos trabajo, tendríamos más tiempo para dedicar a la familia, enseñanza, agricultura, solidaridad, ...
      Un abrazo

      Eliminar
  11. Pues qué quieres que te diga, Ana, a mí me gusta el buen rollito de esta familia que tan bien describes :-)

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, quería hacer algo positivo porque en las otras jornadas me puse más pesimista. No creo que esto lo sea mucho, porque al fin y al cabo es un futuro al que obligan las circunstancias, pero quizá fuera hasta mejor.
      Besos

      Eliminar
  12. Me gusta ver a todos los adultos de la familia implicados en educar aunque sé que no es bueno que eso del colegio haya pasado a la historia. Es agridulce.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso, Elysa, es agridulce, como la vida.
      Besossss

      Eliminar
  13. Es un final lleno de melancolía. Aunque es atractiva la idea de convivir siendo todos útiles e ilustrados, esa última frase que deja ver la perdida de las clases como todos las conocemos, no deja de ser algo trágico, pues no es una alternativa escogida. De los más lindos que he leído.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Miguel Ángel, lo he pintado atractivo porque prefiero imaginar así el mundo, con solidaridad partiendo desde dentro de la familia ¿por qué no?
      Abrazos

      Eliminar
  14. ¡Ojalá! volvamos a ver a la familia implicada en la educación de los niños. Hasta ahora solo parecía labor de los profesores, bueno, no para todas las familias, no vamos a meter a todos en el mismo talego, pero si estos "recortables" hacen que nos preocupemos e impliquemos más, bienvenidos sean. Yo es que siempre intento ver el lado positivo de las cosas. Saluditoss!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, si, eso me gustaría, y lo que se me olvidó es que los niños enseñaran a jugar a los mayores, que sería una maravilla. Lo que se aprende con los niños.
      Abrazos

      Eliminar
  15. Genial este micro.
    Que suerte la de este niño, cuya familia sigue intentando dar la educación que dejo de darle el estado.
    http://espiralesdetinta.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verdad? a mi me parece una suerte también, un avance respecto al pasado en que nuestros ¿bisabuelos? no sabían leer ni escribir.
      Abrazos

      Eliminar
  16. Este micro me encantaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
    Creo que así es como debería ser, ampliando esta educación (no adoctrinamiento) a la comunidad, que sería mucho más cercana.

    Besicos, Ana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también lo creo, independientemente de que se termine la educación pública, sería genial mayor implicación de las familias, pero como decía Elisa ¡no hay tiempo!
      Besos!

      Eliminar
  17. Has presentado un panorama con doble filo: Por un lado la desaparición de la enseñanza pública, objetivo claro de algunos; por otro lado la suerte de esos niños de tener unos padres tan completitos... ¿Pero, y si no se dispone de padres tan bien formados? Es un acierto de relato. No lo vamos a permitir, espero que los votantes se den cuenta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy día estamos todos bien formados, aún así creo en la solidaridad de la comunidad, no solo de la familia.
      Un abrazo

      Eliminar
  18. Si seguimos así Anita, lo veremos, lo veremos...

    ResponderEliminar
  19. Los niños tendrían que estudiar todos para banqueros. Dos años de currete, dimites y hala, un milloncete doscientos mil euros de indemnización, por los servicios prestados...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, esa es otra opción en la que no había pensado. Además para eso seguro que se estudia menos.
      Abrazos

      Eliminar
  20. Esto ya sucede en muchos países. Sólo que ni los padres pudieron estudiar Anita. Muy bonito cuento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, quiero precisamente contrastar con eso, el pasado (o el presente de otros países) donde las familias tampoco habían recibido educación.
      Como en "En el mundo a cada rato", la última historia "Binta y la gran idea" si no lo conoces, te invito a que veas esa bonita historia.
      Abrazos

      Eliminar
  21. Una historia que no anda tan desencaminada, aunque suene a ciencia ficción. La realidad se torna aún más fiera en esa voz infantil que retratas tan bien.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Agus, la voz infantil siempre da esa apariencia de normalidad, de que las cosas son así.
      Un abrazo

      Eliminar
  22. "Todos hijita todos, y... ¡lo que nos aburríamos allí!"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja ja ja, espero que eso no sea siempre así, el aburrimiento en la escuela, con o sin calefacción :)
      Besos

      Eliminar
  23. Esto es ciencia ficción de la buena, de la que será real si no hacemos algo. Me parecería tan triste un futuro sin colegio... A veces nos aburríamos, pero casi siempre era muy muy divertido.

    Un beso

    ResponderEliminar

Si quieres, deja tus huellas al andar por mi casa.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...