lunes, 16 de abril de 2012

Carretera mojada


El coche se desliza con suavidad por la carretera, sorteas los baches por pura rutina mientras piensas en el día que te espera.
Casi no te das cuenta de que ha empezado a llover, una lluvia fina que empapa el alma y te llena de nostalgias. Ahí, entre el ajetreo que te espera y la nostalgia del día de lluvia el coche patina, hacia un lado, hacia otro y el golpe es inevitable: contra un muro, a demasiada velocidad. 
En este momento, justo antes de chocar, te ves a ti misma con los brazos en aspa delante de la cara, el cuerpo en tensión y una ligera levedad que nace de algún lugar que desconoces.
Es en este preciso instante en el que te das cuenta de que cada momento es único.

28 comentarios:

  1. Preciso instante, precioso instante: intentaremos aprender la lección antes.

    Me gustó, hoy tengo uno de esos días que tú dices ;)

    Muas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que aprender esa lección es vital, antes o después.
      Abrazos

      Eliminar
  2. Nos tornamos clarividentes en escasos segundos, que nos bastan para saber lo preciosos que son.
    Besos, Anita Dinamita
    BB

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso, América! Mientras lo sepamos, no está todo perdido.
      Besos

      Eliminar
  3. Mejor darse cuenta antes de que todos los minutos cuentan y son importantes...Un relato muy certero Anita.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, mejor darse cuenta siempre. Ayer me pasé el día disfrutando de las flores, solo con verlas moverse con el viento. Fue muy bonito.
      Besos!

      Eliminar
  4. Un micro suave con un mensaje afortunado ¡menos mal!

    Y qué verdad es, eso de aprovechar cualquier instante de la vida, incluso paseando un día de sol por las calles y ver las cosas cotidianas.

    Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, es que pasear al sol y ver las cosas cotidianas es una maravilla que no deberíamos desaprovechar. Pequeños momentos de aquí y ahora.
      Besos

      Eliminar
  5. Carpe diem. Me gusta mucha como lo cuentas. La rutina como una lluvia que cala.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La rutina si lo pensamos es cada momento diferente. Y es aprovechable. Incluso lo que no nos gusta forma parte.
      Gracias, Agus
      Abrazos

      Eliminar
  6. Como dice Agus, hay que vivir el momento. No sabemos qué nos espera tras la esquina.

    Cinco besos y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque no nos espere nadie tras la esquina, se trata de vivir.
      Cinco abrazos y veinticinco besos, Lola!

      Eliminar
  7. Creo que es un mal momento para darse cuenta que los momentos son únicos. Aunque bueno, esa enseñanza igual le sirve para cualquier otra vida.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, ojalá, pero me temo que cada una es nueva, viene lustrosa y lista para hacerle rallas.
      Abrazos

      Eliminar
  8. Me ha parecido como un proceso de hipnosis, tal vez después de contar hasta tres despierte y se de cuenta de lo que es vivir con intensidad el momento. Me gustó mucho, besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso sería genial. Pensé en que el final fuera otra cosa pero solo parecía un anuncio de la DGT.
      Besos

      Eliminar
  9. Sí, pero tal vez es demasiado tarde ¿no?

    Un beso, ana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca es tarde si la dicha es buena, no? ja ja
      Besos MJ

      Eliminar
  10. Todos los momentos son únicos, y ese también. Hay que vivirlos porque, además, son intrasferibles.
    Un beso, Luisa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta mucho eso de que los momentos son intransferibles, Luisa. Viviremos.
      Un abrazo grande

      Eliminar
  11. Me has recordado que debería escribir las ralladas que se me ocurren mientras conduczo.

    Muy buenooo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Olé, Makale, escríbelas que ya ves que dan sus frutos. Yo también imagino cosas al volante.
      Abrazos

      Eliminar
  12. Más que una lección vital aprendió una lección mortal. Me gustó la intensidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, en eso tienes toda la razón :) Aunque no era mortal la lección sino el golpe.
      Gracias Cybr, besos

      Eliminar
  13. Jo, lo que pasa es que ya es tarde. Lo bueno de leer es que te hace pensar que como lo que narrar le puede ocurrir a cualquiera y en cualquier momento, lo mejor es seas consciente de que los momentos son únicos y hay que disfrutarlos o sufrirlos, pero no ignorarlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, creo que es mejor darse cuenta de cada uno, vivirlos en presente. Pero bueno, tampoco siempre se puede.
      Abrazos

      Eliminar
  14. Es algo que olvidamos constatemente, que los momentos son únicos que no hay otro igual y que no debemos dejar de vivirlo para no perderlo. Gracias, es un micro para recordar, Anita.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, me alegra lo bien que hemos entendido todos esta lección y que tratemos de recordarla día a día, minuto a minuto.
      Abrazos

      Eliminar

Si quieres, deja tus huellas al andar por mi casa.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...