viernes, 4 de febrero de 2011

Hace un año


La noche del 3 de febrero él fue a verte, a decirte todo lo que siempre quisiste oír, lo que más echaste de menos durante tantos años.
Te tomó dulcemente las manos y te miró a los ojos, como solo él podría hacerlo. Quisiste decirle que no te llevara, por un breve instante miraste hacia abajo mientras las puntas de tus pies todavía tocaban el suelo "aquí me necesitan". Pero él te tranquilizó con su mirada de amor y te abrazó fuerte mientras te daba a entender que tu no te ibas, que quienes se irían serían ellos.
En ese momento, plácidamente, dejaste de respirar.

------------------------------------------------------------------------------

Hace un año que mi amiga Arantxa se fue, quería hacerle un pequeño homenaje y decirle que no me he ido.

24 comentarios:

  1. Anita, sigues demostrando lo grande que es tu corazón. Precioso homenaje, ella estará orgullosa de tu recuerdo. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Menudo suspiro me acaba de salir al acabar de leerte...precioso Anita.
    Un abrazo guapa.

    ResponderEliminar
  3. Bonita imagen de despedida para una bailarina, de puntillas yéndose y quedando su recuerdo y su presencia.
    Triste, compartido y acompañado.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Espero que lleves bien la ausencia. Ella seguro que estará bien en su nueva experiencia.
    Un besico, Ana.

    ResponderEliminar
  5. No puedo decirte nada que no te hayan dicho. Fantástico

    ResponderEliminar
  6. Un año...............Maldito silencio.

    ResponderEliminar
  7. Ana aquí te dejo un comentario ante tan bonita entrada no me he podido resistir y entrar a decirte que bien se tiene que sentir Arancha, allá dond esté, de tener una amiga como tú. Un besito tangona.

    ResponderEliminar
  8. Esa historia de amor con la muerte es genial... En una conferencia de Benedetti en mi ciudad preguntaron por un personaje que aparecía en Andamios y en La borra del café. El respondió que era la muerte, y le comentaron entonces la extrañeza que producía que la muerte fuera una mujer joven y bella en vez de espantosa, y dijo que quién iba a irse con una muerte espantosa, que para arrastrar a un hombre joven se necesita a su vez una mujer joven y bella.
    Este micro tuyo me recordó aquello.
    Saludos, sra. Dinamita.

    ResponderEliminar
  9. Precioso Anita!

    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  10. Qué emoción, no?
    Precioso relato y precioso homenaje.
    Acaso la distancia se cree que nos separa?

    Besos

    Cita

    ResponderEliminar
  11. Qué bonito homenaje, sabes que nos volvemos luz y al leer lo que le escribiste..seguro que sus luces se volvieron de colores :)

    ResponderEliminar
  12. Hermoso homenaje, con él demuestras que ambas avanzáis.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. De los grandes sentimientos transformándose en arte puro.
    Gracias, Ana.
    Abrazos fuertes,
    PABLO GONZ

    ResponderEliminar
  14. Un rezo para las ánimas benditas del purgatorio. Dios se apiade de ellas.

    ResponderEliminar
  15. Mil gracias!!! El viernes fue un día triste, pero recuerdo los buenos momentos con alegría, y creo que ella estará en un buen lugar, y en buenas manos, porque era una gran persona. Mi amiga.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  16. Qué bonito, por Dios, Anita.
    Me ha parecido triste y esperanzador al mismo tiempo. Me encantó

    ResponderEliminar
  17. Gran homenaje para tu amiga. Seguro que sonríe al leerlo, desde donde quiera que se encuentre.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Gracias, Sara, María. Ella no solo sonríe, sino que ríe a carcajadas, su risa me la quedé guardada en la cajita de los recuerdos más bonitos.
    Abrazos

    ResponderEliminar

Si quieres, deja tus huellas al andar por mi casa.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...