lunes, 27 de abril de 2015

Marionetas

Para Miguelángel Flores, por su voz.

Bordado de Sophia Narrett


Mamá nos cosía las voces con hilos de colores para estar segura de que creciéramos felices. Nos contaba que el abuelo la tenía atada con soga de esparto y siempre asustaba un poco cuando se le oía llegar; en cambio, la abuela la tenía mal hilvanada y se le quebraba continuamente. De papá aún tejen historias en el pueblo: que apenas se le escuchó un hilillo de voz al decir «sí, quiero», que pegaba la hebra con la Tere, mientras con mamá no soltaba prenda y que un día se descosió de nosotros sin pespuntear siquiera una nota de despedida. Ese día, dicen, mamá se quitó el dedal y colgó las agujas para siempre.


Relato escrito para el Concurso de microrrelatos de la V Microquedada microrrelatista.

30 comentarios:

  1. ¿La foto se corresponde con lo que iba con el micro?
    No me suena, pero da igual.
    Buen micro. No soy muy de coser y lo he entendido todo, fijate.
    (No me hagas caso.)

    Hemos tardado en volvernos a ver y nos hemos visto poco, esa es la verdad. En cualquier caso... nos hemos visto!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luisa, este no es el tuneado. Tengo que pedir más fotos del tuneado para poder publicarlo aquí. Este es el microrrelato del concurso que se premió en Ámbito y ganó Almudena.
      Sí, no nos vimos mucho, es que tanta gente...
      Besazos

      Eliminar
  2. ¡Un texto muy muy bueno, Ana!... lo bordaste.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dominique, gracias. Qué bueno conocerte. Un beso grande

      Eliminar
  3. Un bordado prefecto, Ana.
    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi casa se cosía siempre con hilo doble, Rosa, es lo que pasa...
      Un beso, preciosa.

      Eliminar
  4. Enhorabuena por este micro, leyéndolo imagino que el nivel de los premiados debió estar muy alto de verdad, el tuyo ya es para enhebrar en las alturas.

    Un saludo indio
    Mitakuye oyasin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí que estuvo alto, el ganador está muy chulo y los finalistas.
      Gracias, David, un abrazo

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. De las cosas que aprendimos en familia, a hilvanar textos.
      Besos

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Espero que no se descosa con el tiempo.
      Ay, Miguel, que yo te buscaba y no te encontré... :-( para cuándo, osito.

      Eliminar
  7. Es una historia preciosa, Ana, hecha con hilos pero muy de carne y hueso y voz de niña. Me encanta esa Anita que rescataste de tu niñez.
    Y lo dicho, no, no lo tuvieron fácil los del jurado, estoy seguro.
    Un besazo (y van tres) y gracias de nuevo por la dedicatoria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, yo a veces también utilizo esta voz, pero estaba leyéndote cuando escribí esto y seguro que ayudaste a salir a esa Anita Diminuta (no Dinamita) que fui.
      Besazo y van tropecientos.

      Eliminar
  8. Respuestas
    1. Gracias, Miguel Ángel, las historias que subyacen entre los hilos y las cajas de costura merecen hilarse fino.
      Un abrazo

      Eliminar
  9. Supongo (no soy hombre de leyes más que para saltármelas) que a sentencia vista, no incurro en cohecho si digo que este micro me encantó desde la primera vez que lo leí, y espero que no te moleste si digo que le hubiera venido mucho mejor el título de "El tiempo entre costuras", que "Marionetas", pero ya estaba cogido. Lástima.

    ResponderEliminar
  10. Y con esas mismas agujas clavaba mariposas disecadas en un tablero de corcho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues quién sabe por dónde continúan los cuentos...

      Eliminar
  11. Marionetas con hilos de colores, qué bonita imagen y cómo se refleja la tristeza de la madre tras el abandono con ese colgar las agujas, se acabó la alegría.
    Muy bonito Ana. Besos.

    ResponderEliminar

Si quieres, deja tus huellas al andar por mi casa.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...