jueves, 15 de mayo de 2014

Primavera de Microrrelatos Indignados 2014



Una vida sin preguntas

El pequeño Daniel se asoma a preguntarle al abuelo. Recuerda que él siempre tenía respuesta para todo. Se acerca, toca su brazo y el abuelo se gira y lo observa sin verle, con la mirada fija en un punto infinito que Daniel no alcanza a saber dónde está. Después vuelve la vista al televisor sin decir nada. Entonces va a preguntar a mamá, ella sabrá la respuesta. Y cuando dice “mamá”, ella contesta con el habitual “espera”, mientras con el dedo baja y baja una cortina inexistente en la pantalla de su teléfono. Papá está encerrado en su despacho hasta tarde y no se le puede molestar, así que ya solo le queda Alicia, su hermana, poco mayor que él e inexperta ¿sabrá ella? Y le pregunta, pero Alicia ni contesta, mientras escoge con mucha rapidez diferentes colores de gomas con las que hace pulseritas y todo tipo de muñequitos. Entonces Daniel se sienta y piensa que, aunque él tenga preguntas, quizá se han terminado las respuestas. 


La Primavera de Microrrelatos Indignados pretende que el 15 de mayo de 2014 la red se llene de microrrelatos indignados que denuncien el avance de la desigualdad social, las injusticias, los abusos de poder, las humillaciones colectivas, las corrupciones impunes o la desprotección social que en los últimos tiempos estamos padeciendo. El modo de participar se describe en las bases que encontraréis en La colina naranja.

28 comentarios:

  1. Sencillo, limpio, puro, cotidiano... ¡Maravilloso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maravilloso no sé si es, Ilde. Pero que es, eso seguro.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Ana, una metáfora excelente de la sociedad que nos tratan de vender, esa donde preguntar para que es ofender, donde protestar ya ni se puede y que intentan domesticar con amenazas y castigos.

    Sensacional como has recreado la escena y el final, de diez.

    ¡Buena indignación!

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos más que domesticados, dormidos.
      Besos

      Eliminar
  3. Despojado de todo artificio, Ana.

    ResponderEliminar
  4. Demasiados ocupados andamos, para tener un minuto que dedicar a los que nos rodean.
    Me ha gustado mucho tu micro. Felicidades.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
  5. Muy bien enfocado, aunque la sociedad no lo esté.

    Besicos, Ana. Yo también estoy en la alambrada.

    ResponderEliminar
  6. Me gusta el baile de nombres, los niños que crecen y se preguntan y no saben.
    Como los mayores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso, los mayores tampoco creemos en las respuestas.
      Besitos

      Eliminar
  7. El ocio mató a la revolución y quien cuestiona, quien se hace preguntas, estorba. No creo que nos quieran vender esta sociedad, ya estamos en ella, la cuestión es cómo salir. Besos Anita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la pregunta ¿cuál es la respuesta?
      Besos muchos

      Eliminar
  8. No creo que se hayan acabado las respuestas, todos sabemos qué habría que hacer, pero ¿quién le pone el cascabel al gato?

    Besos sin preguntas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otra pregunta... ¿quién se lo pone?
      Besos respuesta

      Eliminar
  9. Nos volvimos locos, irremediablemente locos.

    ResponderEliminar
  10. La cuestión es que el niño buscará la respuesta en otra parte. Porque nada hay más ávido que un niño en busca de respuestas. Los que dimiten de dar respuestas, después que no pregunten. ¿Por qué a mí?

    Enhorabuena Ana y gracias, por todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti, Miguel. Me indigna mucho que tengamos que seguir con estas primaveras, pero me alegra que nada nos pare. Seguiremos en la alambrada mientras haga falta.
      Abrazos

      Eliminar
  11. Tremenda soledad la de los niños sin adultos que le den respuestas.

    Abrazos desde la alambrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguirán buscando, y tal vez las encuentren, o quizás encuentren algo para no hacer más preguntas. Esperemos que lo primero.
      Besazos alámbricos

      Eliminar
  12. Muy fuerte, Ana. Me gusta estos relatos que se centran en las personas y el destino que nos está llevando, ese aislamiento, ese no ver la realidad, no tener respuestas. Antiguamente lo llamaban esclavitud. No pensar. Pero mientras los jóvenes se hagan preguntas siempre habrá esperanza.

    ResponderEliminar
  13. What's up, everything is going perfectly here and ofcourse every
    one is sharing data, that's genuinely fine, keep up writing.


    Look at my web blog; cenaless reclame aqui

    ResponderEliminar
  14. Lo importante que es no anular la capacidad de preguntar y preguntar en los chicos!
    muy bueno!

    ResponderEliminar
  15. muy buen relato, aun busco como suscribirme a tu blog
    saludos :)

    ResponderEliminar

Si quieres, deja tus huellas al andar por mi casa.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...