jueves, 9 de mayo de 2013

Recolectamores




Para Raquel

Del tamaño de la cabeza de un alfiler, cuerpo de lentilla y ojos achinados, los recolectamores son esos bichitos que se esconden bajo los dedos cuando tecleas palabras de amor. Se hinchan la barriga en esos intentos vanos de declarar tus sentimientos, pedirle una cita a la persona que te gusta o decirle un piropo. En ese tiempo indefinido en que tecleas y borras, tecleas y borras, ellos abren su boca y atrapan hasta la última letra. Son tan voraces que recrearán en ti el deseo de escribir esos mensajes una y otra vez, y la vergüenza suficiente para no enviarlos nunca. 
Así que no te preocupes si no eres capaz de invitarla a tomar un café, si no puedes hablar de las mariposas que revolotean en tu estómago, del viento que mueve los campos de trigo que te recuerda a su pelo, o de esos ojos que ríen como los de un niño y a ti te hacen saltar de alegría. Al menos, estarás alimentando a los recolectamores. 

19 comentarios:

  1. La de ellos que habré alimentado yo en mi vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que todos los alimentamos, así están de gorditos
      Abrazo

      Eliminar
  2. A mi se me crían gorditos los muy voraces. Es imposible pararlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicen que hay una forma de pararlos, pero no dicen cuál es.
      Abrazos

      Eliminar
  3. Así están de gordos los puñeteros.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso digo yo, que a ver si nos atrevemos más ;)
      Besos

      Eliminar
  4. Si, son los mismos bichejos que te dicen: venga! lanzate! y tambien: no te preocupes! no pasa nada! la proxima vez! aunque en ello dependa su comida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, yo diría que esos son otros, o serán ellos cuando por fin se sacian :)
      Abrazos

      Eliminar
  5. Jeje, Ana, tu primer bestiario. Como le cojas el gusto te lo pasas muy bien creándolos. Además, JuanLu está como loco por pintarlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira que pensé en decírle a Juanlu para que lo ilustrara... pero digo, ay, pobre, con todo el curro que tiene...
      Abrazos

      Eliminar
  6. Ahora lo entiendo todo!!! Dí que sí, Ana, me encantó. Muy original
    saludillos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Yo también entiendo ahora muchas cosas.
      Abrazos

      Eliminar
  7. Si -como dice Ximens- este es tu primer bestiario, me pongo de pie y aplaudo.

    ¡Cuánta ternura, Anita!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pedro! Es que son así blanditos, adorables, los muy puñeteros.
      Un abrazo

      Eliminar
  8. Los alimentas, crecen y se desarrollan, abonados por el sentimiento que aún te llena.
    Hasta que ya no puedes más y te delatas, te pones nervioso, sudas y "tu amor" (a la que todavia no has dicho nada o no has escrito ni una letra) te descubre y, en ocasiones, se contagia.
    Se expenden también por el aire, la mayor parte de las veces: por sorpresa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta que lo continúes.
      Gracias, Luisa.
      Un abrazo

      Eliminar
  9. En cada situación, siempre alguien (o algo) sale ganando...

    Saludos!

    J.

    ResponderEliminar
  10. ¡Y esto porque no lo había explicado nadie antes! ahora lo entiendo todo, je je.

    Qué bueno Anita, un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. No más digo que está genial, como para un bestiario fantástico.

    ResponderEliminar

Si quieres, deja tus huellas al andar por mi casa.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...