miércoles, 27 de febrero de 2013

Entre libros




Al principio elegías los pasillos de novela histórica, aparecías con el traje de poliester y la espada de plástico, dispuesto a luchar contra mi cinturón de castidad. Yo me inclinaba más por las románticas y te esperaba con la lencería de encaje rosa palo. Después, ambos caímos en la narrativa extranjera, yo te susurraba I love you y tú me decías Я люблю вас много. El sexo ganó en intensidad y perdió en tiempo cuando pasamos a la sección de relato y microliteratura. 
Últimamente te ha dado por los diccionarios enciclopédicos y aunque cada día es diferente, empiezo a aburrirme de saberlo todo de ti.

33 comentarios:

  1. :) curiosa forma esa de amarse según nuestras lecturas, ahora que ando con "libertades" debería hacerlo también fuera de casa? jajajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo menos, hazlo libremente ;)
      Ja ja ja, un abrazo grande!!!

      Eliminar
  2. ¡Genial! Aunque temo que la intensidad no compense a la brevedad en dichas suertes. Si consiguió coronar esa cima, no sé cómo acabó como acabó.

    Un abrazo, Anita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué le vamos a hacer, Pedro, escribimos microrrelatos, pero podemos leer lo que queramos ;)
      Abrazo

      Eliminar
  3. Un relato de andar por casa, pero para llevárselo con una a pasear. Me ha encantado, como siempre, Anita Dinamita. Del amor y sus consecuencias...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. ¿Será por eso que me gusta cambiar de estilos y registros? :)
    Un micro "intraliterario", intertextual, interiorizado, intimista, vívido... EJEMPLARIZANTE hasta que se llega al diccionario, ...Aunque no creas, no creas, que seguro se le puede sacar alguna que otra palabra...

    Besosss, Anita.
    Amparo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda es por eso, yo creo que de alguna manera es elíptico, no? ja ja ja me ha encantado eso.
      Besazos

      Eliminar
  5. Anita. Me ha encantado.....como siempre.

    ResponderEliminar
  6. Si es que en las artes de la seducción siempre ha funcionado mejor el género de misterio que el cúmulo enciclopédico de los diccionarios. Muy buen relato con ambiente literario. Un placer, Ana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, el género de misterio, qué bien lo pasé en esa sección ;)
      Abrazos

      Eliminar
  7. Así es la vida, nada es eterno, ni siquiera la enciclopedia británica... Enhorabuena, señorita Vidal

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y menos mal, si no qué aburrido, tendríamos que hacer cambio de guardia y todo, no?
      Un beso

      Eliminar
  8. Lindo! Y con moraleja, creo.

    Una moraleja que comparto, porque cuanto más me enseñan ultimamente, menos de acuerdo estoy y menos libre me siento... así lo entendí yo. :p

    besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mejor sin leer, solo para inspirarse si la cosa anda floja.
      Besos

      Eliminar
  9. Qué razón tiene tu protagonista al estar harta de tanto conocimiento. Un poco de incertidumbre siempre es un buen aliciente, quizás el mejor. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, creo que tienes razón, no sé por qué le dio por las enciclopedias... esas manías que tienen algunos de saberlo todo :p
      Un abrazo

      Eliminar
  10. Me ha gustado mucho Anita. Al final parece que perdemos el interés cuando ya sabemos por donde vamos a salir, uy!!!
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, pero no te creas... a veces saber por donde vamos a salir, en según qué ámbitos, nos da seguridad.
      Un beso

      Eliminar
  11. Puede ser que se esté preparando para ir al pasapalabra? Mira que hay mucho dinero en el bote.

    A lo mejor todavía no es demasiado tarde, pero eso si, hay que pasar rápidamente a la estantería de novelas fantasiosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y las de misterio ni te cuento lo bien que vendrían...
      Un abrazo

      Eliminar
  12. Ana, un buen repaso a una relación muy cultural y lleno de encuentros y desencuentros. Original y que me ha sacado una sonrisa.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  13. Bonita forma de relatar el amor en función de la lectura, claro que si hay demasiado conocimiento puede acabar aburriendo, mejor variar un poco al leer y echarle imaginación al amor tambien. Besos Anita.

    ResponderEliminar
  14. Un relato harto curioso... literalmente (o literariamente).

    ResponderEliminar
  15. Como la vida misma.
    Anita, ¿puedes incluirme en el grupo de correo en los que se informa de la quedada?

    ResponderEliminar
  16. Triste.
    Nada más triste que la obviedad del diccionario.
    Se soporta mejor la brevedad de microcuento, mirá.

    ResponderEliminar
  17. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  18. Feliz Cumple Chispas y enhorabuena por tu Entre Libros. Besos.

    ResponderEliminar
  19. Es una buena analogía con lo que pasa en el amor de largo aliento. La pareja se cansa del otro cuando lo conoce por completo. NO hay nada que lo sorprenda ya. Pasar de la literatura, esa vaina de decir las cosas con lo que no se dice, a los diccionarios, donde todo es objetivo, lleva quizá al sopor.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  20. De encuentros y desencuentros, hay de todo, pero nunca un enciclopedista.
    Muy bueno.
    Un beso.
    HD

    ResponderEliminar
  21. ¡Me gusta "locamente"tu forma de contar, te envidio!, nada de secretamente, lo declaro públicamente- y no pienso justificarme-; te seguiría hechizada por tu flauta hasta las afueras de Hamelín, hasta donde tu quisieras!,como si yo fuera un ratón y tu el flautista,...talmente!

    ResponderEliminar
  22. Es genial este vagar por la biblioteca. No te preocupes que los diccionarios también pasarán y todavía quedan otras secciones como los libros de cocina que, en este plan, tienen que ser interesantísimos jeje. Me gustó mucho
    Un saludillo

    ResponderEliminar

Si quieres, deja tus huellas al andar por mi casa.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...